FotografíasNaturalezaPatagoniaPatagonia argentinaPescaSanta CruzTurismo

Imponente vista de los cerros Torre

Glaciar Grande, los cerros Torre, Egger y Standhart.

Imponente vista de los cerros Torre

Glaciar Grande, los cerros Torre, Egger y Standhart.

 

Imponente vista de los cerros Torre, Egger, Standhart, Adelas Y Solo, desde el campamento base Jim Bridwell, en las nacientes deImponente vista de los cerros Torre, Egger, Standhart, Adelas Y Solo, desde el campamento base Jim Bridwell, en las nacientes del Río Fitz Roy.

Sobre las aguas de la laguna flotan témpanos provenientes del glaciar Grande que lo alimenta. A 10km., y luego de tres horas de caminata se llega a la Laguna frente al cerro Torre (uno de los más difíciles de escalar del mundo).

El sendero comienza atravesando un bosque de lengas donde es habitual ver pájaros carpinteros de boina colorada y bandadas de cotorras.

Mas adelante se pasa por varias morenas producidas por el glaciar de cerro Torre durante la glaciación, y por un pequeño valle donde la vegetación esta constituida por lengas que alcanzan dos metros de altura.l Río Fitz Roy. Sobre las aguas de la laguna flotan témpanos provenientes del glaciar Grande que lo alimenta. A 10km., y luego de tres horas de caminata se llega a la Laguna frente al cerro Torre (uno de los más difíciles de escalar del mundo). El sendero comienza atravesando un bosque de lengas donde es habitual ver pájaros carpinteros de boina colorada y bandadas de cotorras.

Mas adelante se pasa por varias morenas producidas por el glaciar de cerro Torre durante la glaciación, y por un pequeño valle donde la vegetación esta constituida por lengas que alcanzan dos metros de altura.

Después de dos horas de marcha, el sendero comienza a bordear el río Fitz Roy en un tramo de 500m, donde frecuentemente se puede observar patos de los torrentes. Luego se ingresa a un bosque de lengas formado por árboles centenarios, utilizado como campamento base por los andinistas de todo el mundo que habitualmente visitan el lugar. La senda continua por la morena que rodea a la Laguna Torre por su margen derecha, terminando en el denominado campamento Base Maestri.

Desde la morena se observa una magnifica vista panorámica de la Laguna Torre, el glaciar de Las Adelas y el Glaciar Grande, los cerros Torre, Egger y Standhart.


La excursión hacia el glaciar Torre es un paseo lleno de aventuras y actividades, que permite practicar la escalada y caminar sobre el hielo, entre otras sorpresas.
Al despertar, nos encontramos con un día lluvioso pero, con la esperanza de que el clima mejorara durante el transcurso del día, nos preparamos para hacer el trekking al glaciar Torre. Nos dirigimos a la oficina de Casa de Guía y desde allí partimos para iniciar el circuito.

Salimos del pueblo por el predio de Gendarmería, donde se inicia el circuito a la laguna Torre. Luego del cartel de Parques Nacionales que detalla el recorrido, empezamos a subir por el sendero. Nuestro guía, Vicente, marcaba el camino con un paso seguro pero sin dejar a nadie atrás.

Imponente vista de los cerros Torre

Luego de un largo recorrido en ascenso, comenzamos a divisar el río Fitz Roy. A pesar de la llovizna que nos dificultaba ver el cerro Pliegue del Tumbado y las demás cumbres, el mirador Torre nos regalaba una maravillosa vista panorámica del paisaje.

Cuando pasamos por el grupo de ñires que se incendiaron años atrás, el cielo se despejó un poco y los rayos de sol que pasaban por entre las nubes resplandecieron sobre los retorcidos troncos rojizos. Dos nítidos arcoíris se formaron para embellecer aun más el paisaje.

Un marco ideal


Imponente vista de los cerros Torre


Maravillados por la hermosura del paisaje

El momento de caminar por el hielo


El momento de caminar por el hielo

A los pies del Torre


A los pies del Torre

Luego de caminar por un sendero escarpado, llegamos al río. Vicente preparó los mosquetones y las sogas para cruzar por la tirolesa. Una vez del otro lado, quedamos maravillados por la hermosura del paisaje y el majestuoso glaciar Torre.

Seguimos avanzando a pesar de los vientos cada vez más fuertes, alcanzamos la morena y mientras almorzábamos en el glaciar, nos colocamos los grampones. Llegó el momento de caminar por el hielo.

0/5 (0 Reviews)

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar