Calafate          

 Desde la zona cordillerana puede accederse a esta ciudad por la Ruta Nacional No 40, o por la Ruta Nacional No 5 desde Río Gallegos. En ambos casos, el tramo final, de unos pocos kilómetros es por la Ruta Provincial No 11. El pueblo toma su nombre del pequeño arbusto calafate, típico del sur de la Patagonia, de hojas pequeñas, con flores amarillas en  primavera y frutos morados en el verano. De acuerdo a la tradición, "quien come calafate siempre regresa por más”.

Las calles de la ciudad tienen el encanto particular caracterizado por la  edificación de casas bajas, cálidas y rústicas. 

A lo largo de seis cuadras en  Av. del Libertador concentra casi todos los comercios del pueblo, minimércados, productos regionales y hoteles. Gran cantidad de agencias de turismo ofrecen diversidad de excursiones y paseos Además. 

es muy amplia la oferta de alojamiento, para todos los gustos  presupuestos. Es interesante visitar e Museo 

Regional que exhibe fosi les, puntas de flecha, madera petrificada, etc