POBLAMIENTO INDIGENA

Volver

Indígenas Prehistóricos en la Patagonia

 

La Patagonia, como extremo del embudo de América del Sur, constituye un área de arrinconamiento, tan llegado a ella pueblos de distinta personalidad y origen étnico, inmigrantes desde el norte, a partir del estrecho de Behring, que une América con Asia sin desconocer el eventual papel de la navegación. La Pátagonia es un area

étnicamente conservativa, en la que es posible encontrar rasgos raciales y culturales arcaicos, primitivos de cazadores, pescadores y recolectores Sin embargo como arrínconamiento no necesariamente significá aislamiento, los pueblos indigenas patagónicos recibieron a lo largo de su desarrollo influencias materiales y espirituales (como los estilos de arte rupestre) y también raciales.

Ese desarrollo en la Patagonia computa mas de 10.000 años sobre el estrecho de Magallanes ya estaban par entonces presente los dos tipos fisicos o raciales predominantes hoy: los pertenecientes a los indígenas de canoa (a la Cálufes Yamanas ó Yaganes) y a los cazadores de tíerras firmes (ONAS, en la isla grande de Tierra del Fuego, Tehuelches o Patagones en el continente). En los Archipíelagos Fueguinos la presencia humana parece algo mas tardía. Hasta ellos llego el hombre por vía marítima, en embarcaciones diversas una, la canoa de tiras de corteza, alcanzo hasta el Cabo de Hornos e incluso la isla de los Estados. Aparentemente el grueso de esa migración arribo a lo largo de la costa pacífica aunque resulta todavía poco conocido el papel del litoral Atlántico en el poblamiento humano.

 

Las industrias Primitivas

Los arqueólogos reconocen en el litoral norte de la Patagonia la presencia de industrias especificas propias, de origen cultural primitivo (paleolítico inferior), aunque es discutida su realidad en el litoral mas al sur. Industrias son los conjuntos de utencillos o artefactos de piedras, hueso o conchilla elaborados por el hombre y dejados en sus campamentos o talleres Mejor conocida, aunque todavia de manera preliminar, son las industrial elaboradas por los grupos indígenas del interior que tendrían un origen mas reciente (paleolítIco superIor) es una escala ideal de la evolución de la cultura Las escavaciones muestran la evoluçión de las industrias diferentes en el extremo, sur sobre el estrecho, y en la Patagonia central, aislada entre si durante varios milenios. Cada una por su lado reflejan tendencias a una mayor especialización en la caza de las grandes presas (el guanaco). El norte de la Patágonia en cambio habría recibido influencias sostenidas procedentes del noroeste de las Sierras de Córdoba y San Luis, de pueblos cazadores y recolectores mas avanzados, provistos d~ ~.lemontns que, como los artefactos de molienda habrian de ser adoptados y desarrollados después por los primeros cultivadores. Las diferencias aminoraron a comienzos de la era cristiana, lo que revela mayores contactos, quizás por aumento demográfico. Lentamente se marchó hacia una cultura común, la de los patagones (tehuelches) histórico, localizada por los primeros navegantes europeos.

 

El carácter de las culturas

Dado el carácter nómada de las culturas patagónicas en vano han de buscarse restos de pueblo ó edificios, lo mismo que de escrituras- la que no existió, como tal, en toda América-, u otras manifestaciones culturales vinculadas con el desarrollo de las civilizaciones. Sin embargo, no faltan las construcciones de piedras, desde modestos reparos semi - círculares para alojamiento temporario de grupos de cazadores, hasta los túmulos, tumbas, de forma piramidadas, que a veces alcanzan varios metros de diámetro y altura, exponentes de las creencias religiosas de tehuelches y antepasados. En cambio, abundan pinturas y grabados.

El Arte Rupestre:

El prestigioso arte rupestre de la Patagonia, cuya expresión más rica y conocida es la Cueva de las Manos en el norte de Santa Cruz, se caracteriza por el predominio de manos, contorneadas de pintura, o estampadas. Este estilo de manos resulta ser el mas antiguo (10.000 años). En la misma región de la Patagonia Centro-Sur caracterizada por la proliferación de las manos, los aleros y cuevas de los cañadones muestra el desarrollo del

estilo de escenas, con predominio de figuras de guanacos, realistas primero y después crecientemente deformadas,

y en menor grado, de avestruces y otras especies animales, y también del mismo hombre. En relación probable con el desarrollo de la cultura que desembocaría en la de los tehuelches historicos, floreció en tiempos posteriores (en derredor de los inicios de la era cristiana) Un tercer estilo, de grabados, esta vez elaborados con preferencia en farallones rocosos (bardas) y de difusión en toda la Patagonia, conocido como estilo de pisada, pues ilustra motivos que re presentan o imitan rastros de anImales y humanos, al tado de otros geométricos. Puede demostrarse que algunos de estos motivos, tipo laberinto, tiene relación con la idea central del Mas Allá, es decir, del bien, del mal y del paraíso.

Y ¡o propio en cuanto al estilo de grecas (guardas), también panpatagónico, con formas geométricas rectilíneas pintadas, entre las que dominan los laberintos o sus derivados, tan tardío como para transitar hacia la época hispániça, pues en sus últimas manifestaciones, en el norte de la Patagonia, aparccen representados personajes a caballo, en muchos museos regionales es posible ver objetos líticos rituales, hachas y placas, con grabados que delatan dicho estilo.

 

Primitivos habitantes de Santa Cruz y Sur de Chubut

Nos ocuparemos ahora en particutar de los indígenas prehistoricos que habitaron desde la margen derecha del Rio Chubut hasta el paralelo 48’ Sur, abarcando desde la cordillera hasta el Atlántico. Algunos arqueólogos atribuyen a los pobladores de ésta Zona el papel - núcleos innovador principal- para toda la Patagonia. Aquí están los conjuntos más conocidos del célebre arte rupestre, que debutó con pinturas- “negativos” de manos humanas y escenas de casas- hace 12.000 anos. El río Chubut marca la frontera de dispersión norte de los tehuelche meridionales a su vez sub divididos en boreales y australes, con límite intermedio en el río Santa Cruz. la zona sólo conoció tehuelches mendionales boreales hasta la difusión masiva del caballo- que, por un lado, permitieron desde el norte incursiones aisladas de tehuelches septentrionales. Por el otro, a partir de la segunda mitad del siglo XVIII, se producía el transito continuo de tehuelches meridionales australes, con intereses comerciales a Carmen de Patagones, interior de la provincia de Buenos Aires y Neuquen o la Colonia Galesa del Río Chubut. Alo largo del siglo XIX se reemplazó la lengua boreal téwsen ó “lengua misteriosa de la Patagoniá” por la austral aonik’o ais, como parte de la culturación que condujo a la pérdida del sentido de nacion. En el litoral no hay señales de pueblos distintos de los tehuelches meridionales. Drake, en 1577, no vio gigante sino a pobladores de estatura normal similares a los tehuelches. En 1780, Antonio de Viedma ubicó en Puerto Deseado al Cacique Ulquinquenque... idéntico nombre (tehuelches) al del cacique tehuelche meridional capturado por tropas nacionales, en el curso interior del deseado, en 1883, como secuela de la conquista del desierto La tribu en cuestión no estaba fija en la región de Puerto Deseado. Eran cazadores nómades que viajaban por rutas y paraderos a lo largo de un territorio definido, incluida la región subandina. Un ejemplo de esta movilidad trans~ versal está dada por la tribu de kalach - sobrino de aquel cacique padre del cacique Kánkel quien, a partir de 1865 a aparecía en el curso inferior del Río Chubut para comerciar con los galeses de la colonia (quienes lo llamaban “Galats”).

Las tribus del cacique Kanken, el poliglota guia de tantos viajeros cientificos y pioneros, y de su pariente kilchámal fueron las tribus mas conservadoras de la Patagonia, pues llegaron intactas en su cultura material y espiritual hasta comienzos del presente siglo. Sus descendientes sobreviven hoy, en el último grado de aculturación, perdida la lengua, las costumbres, en la mayor miseria material y moral, en la “reserva” de chalia, en el curso del Deseado y cerca de Las Heras ya no quedan indígenas hablantes de tehuelches en toda esta zona.

Los tehuelches meridionales constituyen los Primitivos habitantes del centro y sur de la provincia de Santa Cruz desde el paralelo 48~ 5 hasta los 5l~ 5 La prodigiosa belleza del arte rupestre de sus ancestros, sus migraciones desde el estrecho de Magallanes hasta el rio Negro y sus caciques celebres, están descriptos en la PresentaCión de la Patagonia y en la Fisonomía de la ZonaS. Hasta 1881, cuando tos tratados de limites con Chile definieron las fronteras en esta zona, las tribus tehuelches y sus caciques fueron atraídos - con honores y obsequios- por los dos núcleos poblados: la Chilena PuntaArenas en el estrecho y la factoría argentina en isla Pavón (Río Santa Cruz>. El favorecido por esta contienda territorial fue el Cacique Casimiro Bihois quien aparece en 1852 en Punta Arenas con su tribu Sella un pacto de alianza con las autoridades y es nombrado “capitán del ejercito chileno” con grado y ración que se le entrega anualmente cuando en verano, la trjbu baja hasta el estrecho En 1865, Casimiro can su hijo Sam Slick visitan Punta Arenas y, después de rechazar el nombramiento chileno, ~e encaminan a la Isla Pavón a prestar sumisión al Gobierno Argentino, a instancias de Luis Piedra Buena. Llegando, desarmó sus huestes y las armas se guardaron en las casas de Pavón: 20 revólveres, 200 dagas, 47 fusiles, 38 escopetas, 16 espadas, 10 sables y 40 machetes -bayonetas. Luego recibió: 4 barrIcas de azúcar, 3 bolsas de galletas, 3 bolsas de harina, 1 barril de aguardiente, 3 rollos de tabaco y 1 resma de papel. Su tribu poseía entre BOOy 1.000 caballos mansos y una tropilla de yeguarizos. Frecuentaban los núcleos poblados para comerciar pieles y PIí.’mas de avestruz. En 1866, Casimiro y su hijo viajan a Buenos Aires a instancias de Piedra Buena y son recibidos por el Presidente Mitre, quien otorga a Casimiro nombramiento y honores. Ese mismo año aparece en Punta Arenas con el titulo de “cacique principal de la Patagonia” reconocido por Argentina. En 1869, el explorador George Musters lo encuentra empobrecido y abandonado por su tribu. Muere en 1872.

 

Indígenas Históricos

A la llegada de los primeros navegantes europeos a las costas patagónicas, no había en ellas indígenas propios del litoral, diferentes de los del intenor, (patagones o tehuelches históricos> . Sin embargo, Alcazaba, en 1535, en el río Chico de la provincia del Chubut y Hernandarias, en 1605, en el río Negro, encontrarón indígenas viviendo en el litoral en chozas de ramas, que quizá representaban a los últimos grupos de aquel origen, por esa época en extinción por eliminación y absorción por los tehuelches. No existe ninguna observación sobre embarcaciones a lo largo de la costa atlántica, aunque no por ello se pueda asegurar que no existían o hubieran existido. En el norte de la Patagonia las excavaciones arqueológicas en el litoral muestran precisamente la presencia de dos razas, fuéguidos y láguidos, diferentes de la de los tehulches (pámpidos), caracterizada por su enorme corpulencia y estatura de casi dos metros: he ahí la base física, real, de la leyenda de los gigantes patagones, que se mantuvo hasta el siglo XVIII.

 

EL Complejo Tehuelches

Hacia la época del descubrimiento puede hablarse, para el interior de la Patagonia, de un mundo o complejo tehuelche, de cazadores nómadas especializados en el avestruz y el guanaco, con típico físico semejante, entre los límites del Río Limay - Negro por el norte y el estrecho de Magallanes por el sur. En la isla Grande de Tierra del Fuego, los Onas no constituían sino una prolongación de aquéllos. Sin embargo, hablando por lo menos tres lenguas diferentes entre los tehuelohes respectivamente entre los limites de los ríos Negro y Chubut, Chubut y Santa Cruz, y éste y el Estrecho , y dos lenguas entre los onas (del norte y centro, y ~Ie~ su~.

Neuquén

En cuanto a la provincia de Neuquén, en la mitad sur hasta el río Agrío-Neuquén , aparecían cazadores muy aparentados con los tehuelches, racial y culturalmente los puelches intermedios. Se documentan indígenas diferentes en enclaves especiales espaciales, como el lago Huechulafquen, habitados por indígenas de canoa tan tarde como el siglo XVII. Eran pehuenches, es decir’ gente de las araucarias”, en lengua araucana, pero hay que diferenciarlos de los pehuenches primitivos, ocupantes andinos y subandinos de la mitad norte de la provincia. El nombre en ambos casos, se deriva de la semilla o piñón de la aracucaria, conífera regional alimento de estos pueblos. En el caso de los canoeros se desconoce su aspecto físico y su lengua. Los pehuenche primitivos eran de raza huárpidas una entidad diferentes a la otras, de buena estatura y cuerpo en enjuto- y conocemos de su lengua nombres de personas y de parajes. También en la margen norte del lago Nahuel Huapí existieron los puelches, indígenas navegantes en el siglo XVII, según el jesuita Mascardi, quefijo misión en ese sitio.Adiferencia de los anteriores, estos no utilizaban canoas de troncos sino de tablas de alerce llamadas piraguas por los españoles.

 

Las Transformaciones Étnicas

 

El Siglo XVII asistió a dos fenómenos novedosos: la difusión masiva dcl caballo, que llego al norte de la Patagonia a fines de siglo anterior; y los grandes procesos étnicos denominados Tehuelchización, de sentido norte, y

 

Aracuanización, radial de sentido general este. Por el primero, los cazadores ubicados al sur de la línea del Limay-Negro se desbordaron a lomo de caballo, hacia el ámbito pampaeano y el sur de la provincia del Neuquén, arcas en las que generalizaron las cultural y la lengua tehuelche, amen de la sangre Pero esta expansión se vio frenada por la otra de sentido en gran medida inverso, que luego de un período de cierto equilibrio habría finalmente de predominar.

Los Araucanos (hoy mapuches), son racialmente andidos, de estatura mediana y a diferencia de todas las otras, tienen cráneo corto “braquicefalo’ Señoraban el valle central de Chile, con centro de gravedad en el territorio entre los ríos Bío-Bio, por el norte y el Toltén, por el sur. Eran cultivadores primitivos, cazadores, pescadores y recolectores de tierra firme. Habitaban casas de madera y paja, de tamaño variable, algo grande (rucas). Producían tejido y cerámica de excelente factura y, en tiempos postincaicos, una rica platería. Su lengua, todavía hablada AIIen de los andes por unos 300.000 individuos mas unos 20.000 cisandinos- posee enormes posibilidades de expresión y es la propia de un pueblo de oradores, la lengua del parlamento y la diplomacia, una gran lengua andina. Como la música, sus instrumentos y la vestimenta.

El Fenómeno de la Araucanización

Estas características habrán de explicar el éxito de la lengua Mapuche. Su expansión enorme primero, en territorio del actual Chile (se extendía, a la época de la conquista española entre el río Choapa por cl norte y la isla de Chiloé por el sur) y luego en la Argentina, en donde llegaría a dominar en todo el ámbito pampeano y aún nor­patagónico (hasta el sur de la provincia del Chubut)

La Araucanización supuso, primero la adquisición de la lengua mapuche por los pueblos que sufrían el proceso, a través de una etapa de bilingüismo de variada duración; en seguida por medio de ella, la transformación del sistema onomástico (nombres propios) y la toponimia (nombres geográficos). Y, en fin, la religión ..., hasta la perdida al final del proceso, de la personalidad étnica, de nación . Al este de los Andes, el fenómeno aconteció basado en el prestigio de una lengua y no por una expansión de araucanos ó mapuches. La lengua y con ella la cultura, junto a una lenta transformación racial, se difundieron al principio de pueblo intermedios, de Chile primero y del Neuquén después. Sin excluir el cruce de grupos araucanízados a buscar ganados a las llanuras cisandinas, sin asentamiento estable. Después de 1810, algunas tribus araucanas vinieron a radicarse entre la Pampa Seca y la Pampa Húmeda hoy límites de las provincias de Buenos Aires y La Pampa.