Caleta Olivia no tiene “certificado de nacimiento”.No hay un decreto fundacional, sólo la decisión del capitán del vapor Guardia Nacional,GUTTERO, que al fondear en la zona la denominó con el nombre de su amada esposa: OLIVIA. Noviembre de 1901 marca el lento inicio de esta población, que según el censo de 1947 tenía solamente 161 habitantes, cifra que en igual lapso de tiempo (1947-1991) ascendió a 27.896, para llegar a los 95 años con una población estimada en 34.500 almas. Nada ha sido fácil en Caleta Olivia , el “Oro Blanco” fue suplantado por el “Oro Negro”; los dos fueron factores fundamentales en su economía.

A partir de la primera década de este siglo, el Gobierno Nacional se dedicó a la promoción patagónica, siendo uno de los proyectos realizados el tendido de la línea telegráfica desde Buenos Aires hasta Cabo Vírgenes. La instalación de ésta línea requería la construcción de puertos, para poder así trasladar los materiales a los lugares donde era necesario. Uno de éstos puertos, era Caleta Olivia donde en el año 1901 el transporte de la marina “Guardia Nacional” efectuó el primer desembarco de materiales en la costa de esta Caleta, que llamó Olivia. *

El renacimiento de Caleta Olivia

El factor a partir del cual este pequeño poblado se transforma rápidamente en una zona de asentamiento de nuevos migrantes, es el descubrimiento del petróleo. De aquí en más esta ciudad comenzaría a vivir una nueva etapa: el «oro blanco», factor económico fundamental en esta primera etapa, sería suplantado por el «oro negro».

El 3 de junio de 1922 se creó la Dirección General de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), acontecimiento que repercutiría favorablemente en Comodoro Rivadavia donde se había realizado el hallazgo de petróleo el 13 de diciembre de 1907, y como consecuencia en Caleta Olivia, ya que se incrementó el interés en las zonas aledañas a Comodoro Rivadavia, centrándose en toda la franja costera lindante al golfo San Jorge.

De simple puerto intermediario Caleta Olivia pasó a ser una ciudad con movimiento propio, todo ello como consecuencia de la radicación de capitales que a partir de 1943 se instalaron en la localidad, entre ellos YPF, quien sería el principal gestor de este crecimiento poblacional incipiente.

En el año 1943 esta empresa comienza con los trabajos de exploración. El 26 de marzo de 1944, en el área de Cañadón Seco, se inicia la perforación del emblemático Pozo O-12 de acuerdo a las directivas dadas por la División Geológica del Departamento de Exploración de YPF.

Tres meses después, a una profundidad de 1.613 metros, fluyó el tan preciado tesoro, iniciándose con el O-12 –declarado monumento provincial histórico– la explotación del llamado flanco Sur.

El domingo 29 de septiembre de 1946 se procedió a la inauguración oficial del yacimiento Caleta Olivia, que comprende la zona de Cañadón Seco.

Esto generó un apreciable cambio en la población de esta ciudad, embarcadero y cabecera comercial de la región petrolera santacruceña, que comenzó a crecer vigorosamente.

La explotación del petróleo cambió la composición de la población. Arribaron raudamente los obreros de otras zonas a hacerse cargo de las tareas más duras y riesgosas.

Del noroeste argentino llegaron catamarqueños, riojanos, salteños, jujeños, santiagueños. Algunos no se adaptaron a las duras condiciones de vida y decidieron regresar; otros, trabajadores y capaces de sacrificio, expatriados que suspiraban por el lejano terruño, decidieron quedarse, sembrar aquí sus semillas y cuidar con recelo sus frutos, aquellos que con mucho esfuerzo hicieron germinar en estas áridas y lejanas tierras como aquellos primeros pobladores que, a principios de siglo, apostaron al futuro de esta tierra.