Samsara 

El samsara es un compuesto de opiniones antiguas de la India, donde se plantea el destino de los muertos. Viejos mitos del samsara conservan la idea de los viajes al sol y a la luna de donde las almas descienden de nuevo en forma de lluvia, pasando a las semillas de las plantas que van a servir de alimento.

Aun así el samsara es más doloroso en sí, que la suma de gozos y alegrías en la vida terrenal.

Humildemente este concepto es el que se intenta reflejar en estos poemas.

                            Alejandro Burgos.


Letanías de baudelaire

SOBRE EL AGUA, humo espeso

Rojo sangre, insectos, autos,

Edificios en llamas.

El cielo cayendo  a pedazos

Derramando ejércitos de ángeles cromados  sobre el lomo de un escarabajo.

El ojo hueco de la luna

No vigilarA TU SUEÑO ESTA VEZ

NO HABRA CANCIONES DE CUNA

NO  AULLARAN LOS GRILLOS

DENTRO DE LA PROFUNDA NOCHE DE TUS OIDOS

NO SE QUEMARAN TUS Pestañas  AL AMANECER

CUANDO LA ARAÑA  BLANCA QUE DECIENDE DESDE EL SOL

INUNDE TU ALMA.

ESTARAS  SOLA  ENVUELTA  EN  EL  MAR  DE  TUS SABANAS

ESTARAS  SOLA  HUNDIDA  EN  LA HUMEDAD  DE TU  SEXO

ESTARAS  SOLA  CON  TU VICIO  MÁS PRESIADO

Y  CUANDO  PREGUNTES  AL AGUA,  AL  HUMO,

A LOS INSECTOS, A LA SANGRE Y AL FUEGO

¿QUE  HORA  ES?

Ellos  te  dirán que  es hora  de estallar.    

Alejandro  Burgos


Presagios 

ya nadie camina por esta tierra equivocada

Donde el tiempo muerto esboza una sonrisa.

Arriba y abajo llueven los puñales.

Un viento helado se lleva las estrellas

Hacia el río donde todos nos ahogamos.

Desde la orilla nos observan las iguanas y las moscas

Que parecen  uvas podridas estallando

En el vacío azul.

Ya nadie camina por aquí. Ni en las esquinas

Por que acecinaron ala luna y en su lugar

Pusieron el ojo de una vaca

Por que se abrieron Las puertas del museo

Y las mariposas disecadas salieron a violar el aire

Por que un hombre lloraba su muerte

Mientras los perros le mordían las costillas.

Alerta:

Se habré el pozo de sombras y habitantes.

Alerta:

Los perros vendrán a buscarnos

Y nos sacaran los ojos

Y se revolcaran sobre nuestros huesos

Como en una danza macabra.

Ya nadie canta en este paisaje seco

Los pájaros se han ido a volar a otro cielo

El mar se tiño de rojo

Con la sangre de miles de hombres asesinados en la playa.

La vida se ha transformado en un infierno privado

Un deposito de carne.


LUz Y caLmA

 Bebamos todos de la misma sed

Por que el llanto interior

Se hace profundo

Enjaulado en el fuego

Danzando inexorable

Por que el fuego es arena azul

Y el cuerpo una frágil gota de luz.


Jadeando por tu amor 

Sol

Rojo espeso Antiguo astro dios

Del cielo, hermosa y joven era

Espuma blanca sobre la piel

Vengo desde el bosque las praderas,

El valle con flores  negras y amarillas,

Vengo del campo de los lirios

Girasoles, amapolas, calas y narcisos, traigo musgo

En mis dedos agua verde en mis labios,

Un pájaro negro en mi sombrero.

Subo por el camino de piedras y caracoles,

Subo envuelto en mortaja e incienso.

Hoy el cementerio esta regado de gloria

Y yo subo jadeando por tu amor entre los nichos

Y las lapidas.


Frutilla

Un ángel de soledad y desolación

Te mordió el nervio.

Tus ojos aprecian escarabajos de vidrio rojo

Cuando tambaleaba en tu trono

El hombre tabique de platino

Así de alucinado veías

El vértigo de las cosas.

A veces la condición humana es tan frágil.

Pero tu amor era una forma de autorespeto.

Caías con la lluvia

Y tu cara estaba en todos los charcos.

Estoy en la estación

Arranca el tren y detrás de la ventanilla

Los chicos aprenden a robar.

Voy a fumar mientras espero

Sentado en la puerta del cementerio

El humo dulce amenaza con formar

Espejismos en el cielo.

Ahora camino entre las tumbas

Leo tu nombre en una lapida

Y recuerdo tus labios

Recuerdo tu sexo.

Un grupo de punks pasa a mi espalda

Llevo la muerte en mi pija

Como una oscura frutilla envenenada.


 Martirio

Apenas  cae  la  noche

Cargada  de  fantasmas  y espejismos

Observo a quienes  se crucifican a través

De una ventana

Guardo  en mis  pupilas  cada  imagen,

Cada  sombra,  cada  gesto

Mientras  murciélagos y gusanos

devoran  los restos  de mi  mano.

No  puedo  dormir

Mis  párpados  no parecen  pertenecerme

Estoy  condenado  a la eternidad  del insomnio

El  sueño para  mi es  un bosque  negro  y lejano

al  cual  nunca llegare.

Sexo  mortuorio  y vacío  es  mi  vida

Sin dormir

Sin  comer ni beber

Desdichados  días  y noches

pasare con dolor  en esta  vieja  casa.

¡OH  SATAN! rey de mis tormentos

alíviame  por que cada  vez

que  al  cerrar  los  ojos  intento dormir

escucho esa maldita música en mi cabeza.


Datos del autor

Alejandro Burgos nació en Bs.As. en el año1971. Reside en Caleta Olivia  desde 1984.

Escribe y edita la serie  Cuentos del Infierno desde 1997. Es integrante del elenco de Mimo - Teatro y Música, Los Mimo de Siempre. Lanzallamas  y compositor de los textos de la Murga Franca. Compositor y bajista del grupo de Poesía -  Performerds y Rock, El Cuervo. Colaborador ocasional en la Revista Sentir Local de  Caleta Olivia y en el Diario Tiempo de Santa Cruz.

Todos los textos aquí expuestos  son una recopilación  del autor, desde poemas escritos  en la época  que pertenecía al grupo de Poetas Los Escritores de la Calle, hasta sus más recientes poemas.

Agradecimientos:

Saúl Aguilar, Armos Moreno, Sandra Beltrán, Damián y Analia, Marta Toro, Adela Gómez, Arthur Rimbaud, Edgard Allan Poe, y a todos los que me ayudaron a lo largo de este tiempo.

Diseño: Mauro Aguilar.

Arte: Marcela Alarcón.                                      

Caleta Olivia Santa Cruz.

Patagonia Argentina

Enero de 1999.

Ediciones pirata

 

  SADE    - SOCIEDAD ARGENTINA DE ESCRITORES

 
 
     

CaletaWeb, online desde el año 1.999 - Website diseñado por www.patagonweb.net - info@caletaweb.com.ar - Última modificación: 31 de diciembre de 2016.

 CaletaWeb como tu página de Inicio

   CaletaWeb en tus favoritos